miércoles, 15 de enero de 2014

El mismo hombre

“No tenían razones para no emborracharse”.
Un paseo por el lado salvaje, Nelson Algren


Deambula sin pisar las baldosas amarillas
en busca de algún bar que le soporte
y le expropie de los soportales
que le aguantan cada noche el alma.
Una persiana subida es un atisbo de vida
aún viva a esas horas de la madrugada
cuando el cínico suplica
y el borracho se desnuda,
cuando los gatos se besan en los tejados
y la niebla le pone celosa un velo a la luna.
En cada nueva vieja barra se desvela
y se le revela un antiguo secreto a voces
por los altavoces raídos de telarañas del local.
A ritmo de blues, las más noches,
se encuentra mirando en el fondo de un vaso,
fondeando como un buzo a contracorriente,
escuchando de un saxo
las notas que no toca.
Esta noche no le toca
hallar respuesta alguna a la ausencia
de su boca, y el saxo suena a sexo,
y el sexo muere ajeno a todo en los tejados
aún poblados por felinos
cuando a él le cierran la persiana
y corre gatuno a la caza de otro bar.
Los ratones huyen hambrientos a las alcantarillas,
se deslucen los colores de las entrañas de la ciudad,
y el hombre vuelve a los soportales
arrastrando puertas cerradas y bares con luces apagadas,
donde no quisieron ponerle
una última gota (de alcohol),
una última canción (de amor).

16 comentarios:

  1. Parece que hasta lo he escuchado antes :-) no ha parado de sonar en mi cabeza.

    Es una putada que a quién sigues se le de tan bien escribir poemas, te dan ganas de no volver a hacer uno o de machacarte los sesos para hacer uno que esté a la altura, aunque has puesto el listón muy alto.

    Yo no sé mucho, pero creo que tiene lo que debe de tener un buen poema: la capacidad de transportarte a un momento y un lugar.

    No dejes esto. Eres grande.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual lo habías escuchado en sueños ;)
      Ya sabes lo que pienso Oski, tú lo que quieres es que te eche flores a ti de vuelta jaja, pues yo lo hago: tú escribes que da envidia (sana) leerte y mucha admiración, por eso valoro tanto lo que me dices aquí.
      Un abrazo tan grande como grande es lo que escribes!

      Eliminar
  2. Exquisito, más allá de lo que genere un bovarismo bajo la piel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de corazón, me alegra que te guste.

      Eliminar
  3. Y si esto lo escribe una mujer tan joven como tú, ¿qué escribirás cuando tengas cuarenta años? Quiero un autógrafo tuyo ya, que seguro que luego se cotizan mogollón y yo soy materialista y aprovechón :) Me encanta lo que has escrito, Patricia, desde "deambulaba sin pisar las baldosas amarillas" hasta el "amor" final. La forma y el fondo. Besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre tú y Framboise me sonrojáis y hacéis que me lo crea jajaja Igual con cuarenta años ya no me queda mucho más por escribir.
      Te lo agradezco de corazón abuelico de letras, me encanta que te guste, es la mayor satisfacción que me digáis estas cosas. Un beso enorme!

      Eliminar
  4. Poco que añadir a lo que te han dicho...
    Entrar aquí es saber de antemano que te vas a sorprender, a maravillar, a perderte y encontrarte y sobre todo a disfrutar.
    Y suscribo lo dicho por nuestro amigo Diego. ¿cómo escribirás dentro de x años?.... madre mía...
    Pero si yo te pidiera un autógrafo, no sería con este tinte aprovechón y materialista :D sino porque la grafología (seudociencia para algunos) me apasiona y un texto manuscrito desvela mucho sobre su autor y sus circunstancias (aunque se disfrace de taza :)

    Un beso.
    PS Echo de menos esta lechuza que vuela libre... aunque me gustan los ratoncitos de biblioteca :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le he dicho a Diego, me sacáis los colores y hacéis que me sienta en las nubes :) :) Gracias de verdad Fram, es un honor que me digáis esas cosas y que os gusten. Ojalá si dentro de x años sigo intentando escribir algo me leáis :)
      Un día de estos haré por que puedas ver mi caligrafía, yo también quiero ver la tuya :)

      Un abrazo enorme.

      P.S.La lechuza siempre va conmigo, pero ahora mismo soy un ratón de biblioteca entre libros y apuntes :(

      Eliminar
  5. Patricia, me llegó al alma eso de "la última gota" y "la última canción". Será porque cuando bebo, me gusta escuchar...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también gata, hay cosas necesarias y terapéuticas...
      Gracias por leerme , un beso grande.

      Eliminar
  6. Es una gran composición Patricia, estoy de acuerdo con Oski, transporta a un lugar y a un momento...
    Me encanta su ritmo.

    Un abrazo maja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sofya, me llenan tus palabras, gracias!
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  7. nunca hay una ultima gota de alcohol ni una ultima cancion... salvo que mueras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual al protagonista le queda poco para ello... o igual es una licencia poética :)

      Eliminar
  8. No deja de sorprenderme tu versatilidad, señorita Da Vinci!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tal elogio, no hay nadie tan inspirador como él :)

      Eliminar